LA RAZÓN DE UN NUEVO BLOG DE GESTIÓN CULTURAL

Ante la avalancha de información cultural noticiosa que recibimos diariamente gracias a la colaboración que me proporciona Arturo Álvarez D'Armas, poeta, fotógrafo y promotor cultural venezolano, así como otros valiosos amigos colaboradores, hemos decidido abrir un nuevo blog de promoción y gestión cultural. Sean bienvenidos todos los amigos interesados en promover la cultura y el arte en general. Pueden enviarnos sus colaboraciones, las cuales subiremos a este blog como entradas tan pronto como las recibamos. Quienes deseen colaborar pueden dirigirnos sus trabajos a nuestro correo personal: renedayre@gmail.com René Dayre Abella. Autor y promotor cultural.

viernes, 12 de agosto de 2016

Cultura - Libros

Enciclopedia Cervantina: La gran olvidada del IV Centenario de la muerte del autor del Quijote

Comenzó a gestarse en 2003 y a publicarse en 2005. Está a punto de ver la luz el noveno de sus doce volúmenes
  • Compartir
  • Compartido 1 veces


Ilustración de Nieto donde aparecen el Quijote y un lector
Ilustración de Nieto donde aparecen el Quijote y un lector - JAIME GARCÍA

Cervantes fue el primer escritor de la novela moderna. Y ahora por fin hay una obra en marcha que le hará justicia para explicar todo lo que puede conocerse de su conexto. La Gran Enciclopedia Cervantina (GEC) es una obra inmensa que será capaz de reunir, una vez acabada, todo el conocimiento alrededor de Miguel de Cervantes y de sus obras.
Comenzó a gestarse en 2003 y a publicarse en 2005, y está a punto de dar a la imprenta el noveno tomo de un total de doce. Lo extraño, lo paradójico, es que este importantísimo proyecto no haya recibido como tal el apoyo decidido de la Administración ni, lo que es peor, haya sido incluido siquiera entre las grandes ideas para la conmemoración del IV centenario de Cervantes.
Carlos Alvar, director del proyecto, nos cuenta que la GEC es una entera biblioteca ordenada como un diccionario. Más de 2.000 voces, más de 250 colaboradores elegidos entre los grandes especialistas de todo el mundo, para un total de casi 15.000 páginas. Abarca todas las especialidades y ya ha dado lugar a varios libros especializados. ¿Cuánto da de sí Cervantes? «Hay 250 películas sobre el Quijote, 400 obras musicales y que sepamos 17.000 ilustraciones, solo si hablamos del gran personaje cervantino».

Especialistas

Alvar lamenta que no valoremos en España la verdadera importancia de Cervantes. «No solo porque solo Dante o Virgilio tienen una enciclopedia similar, sino porque Cervantes está muy por encima de otros que quieren igualarse a él. Algún día se tomará conciencia de lo que es Cervantes».
Reunir al equipo y decidir el índice fueron los primeros trabajos que necesitaron más de dos años. «Hemos necesitado especialistas en drogas, farmacopea, armas, cine, legislación, filólogía, incluso especialistas en otros autores como Shakespeare…», añade Alvar.
Cada palabra cervantina se traduce al inglés, francés, italiano de la época, y cada voz tiene detrás el trabajo del mejor especialista. Los hay de lugares tan poco hispánicos como Corea, pero por supuesto hay un peso específico de la comunidad del español, con grandes estudiosos de Argentina, México o Colombia, además de los de aquí.
«Cada palabra cervantina se traduce al inglés, francés, italiano de la época»
¿Y cómo ha sido que el Gobierno no haya contado con esta obra para el centenario? «Pues no será porque no hayamos pedido dinero o apoyos. No se imagina lo que es poner esto en pie, el esfuerzo que ha supuesto. Estamos pagando 60 euros por página a los mejores especialistas del mundo que pueden dedicar a cada hoja cuatro o cinco horas de su trabajo. Como cada tomo tiene mil páginas más o menos, solo en colaboradores gastamos 60.000 euros. Sume los 9.000 de la imprenta y añada locales, secretarias, etcétera, para darse cuenta de lo que es hacer esto sin el apoyo debido, sin la financiación, sin un equipo constituido. Falla la base», lamenta Alvar.
Entre los motivos: que no hay dinero público disponible para proyectos a medio o largo plazo, según Alvar. «Queríamos acabarlo en 2016, los doce tomos, pedimos dinero en el inicio, logramos alguna ayuda como proyecto de investigación, logramos después una ayuda de la conmemoración de la primera parte del Quijote en 2005, pero al final el apoyo mayor es de laUniversidad de Alcalá (UAH), cuando este proyecto es para un ámbito mucho más grande que una universidad», señala.

Todo lo que se sabe de él

Han tenido que ir parcheando, en la mejor recopilación del conocimiento cervantino que existe, lo cual es triste. Una obra que quedará. De la que ya han salido libros. «La entrada de Galdós y Cervantes tiene 80 páginas, pero se han escrito ya monografías sobre los refranes en Cervantes y sobre la métrica».
Aquí estará, en palabras de Alvar, «todo lo que se sabe de él, y no en su momento sino también antes y después, desde el mundo clásico al siglo XXI».
«Carlos Alvar echa de menos un centro dedicado al autor, algo que la UAH tiene»
Y cuando nuestras autoridades políticas y académicas vean el trabajo terminado, algo que sucederá muy pronto, ¿qué cree que sentirán o dirán? Alvar se duele con cierto sarcasmo: «¡Qué bien está esta enciclopedia! ¡Y qué barata nos ha salido!» Nos cuenta que los tomos empezaron a salir en Castalia pero la editorial sufrió en el camino los empellones de la crisis. Ahora lo está publicando el servicio de publicaciones de la Universidad de Alcalá, porque la cuna de Cervantes sí ha sentido el peso de la responsabilidad ante este proyecto.
Alvar echa de menos un gran centro dedicado al autor, algo que la Universidad de Alcalá tiene pero que el resto de instancias en España se desentiende. Y si le preguntamos algún rasgo cervantino especialmente de actualidad, no lo duda: la corrupción. «Aquí no hay un Patio de Monipodio, tenemos muchos, muchos».


150 aniversario de su nacimiento

Si Jacinto Benavente hubiera tenido Twitter...

Alfilerazos del ilustre dramaturgo y Nobel de Literatura que rondan los 140 caracteres
  • Compartir
  • Compartido 245 veces
Jacinto Benavente, escribiendo en la biblioteca de su casa en 1930
Jacinto Benavente, escribiendo en la biblioteca de su casa en 1930 - ABC
ABC.ESMadrid - Actualizado: Guardado en: Cultura Libros

Hombre de teatro y de ingenio, Jacinto Benavente dejó en sus obras frases memorables que, de haber existido Twitter en aquella primera mitad del siglo XX, a buen seguro habrían sido replicadas con cientos de retuits por numerosos seguidores. En el 150 aniversario del nacimiento del Nobel de Literatura (Madrid, 12 de agosto de 1866/ Madrid, 14 de julio de 1954), recordamos una treintena de sus geniales alfilerazos que rondan los 140 caracteres:
«No hay nadie tan elocuente como uno mismo cuando quiere persuadirse de lo que le conviene estar persuadido» («Gente conocida», 1896)
«Los amores son como los niños recién nacidos: hasta que no lloran no se sabe si viven» («La comida de las fieras», 1898)
Caricatura de Jacinto Benavente
Caricatura de Jacinto Benavente- ABC
«Cuando el corazón dice que perdona una ofensa es que ha dicho antes: "Ya no me importa"» («Operación quirúrgica», 1899)
«¡Quién sabe cuándo es mayor el cariño: cuando nada perdona o cuando lo perdona todo!» («La gata de Angora», 1900)
«El divorcio es ridículo. Además, suprime la única seguridad del matrimonio, la de no poder volver a casarse» («La princesa Bebé», 1904)
«En amor sienta bien a los hombres algo de timidez. La timidez del hombre hace más atrevidas a las mujeres» («Los intereses creados», 1907)
«El día en que cada uno fuéramos un tirano para nosotros mismos, todos los hombres serían igualmente libres, sin revoluciones y sin leyes» («La escuela de las princesas», 1909)
«Triste clase media, que hubiera podido ser una fuerza, si en vez de una caricatura de los de arriba hubiera procurado ser un ejemplo para los de abajo» («Por las nubes», 1909)
«El único modo de que la gente no crea en algo malo es porque le convenga creer en algo peor» («Por las nubes», 1909)
«Lo cruel de la vida no es que lo niegue todo, es que promete mucho (...). No es que se haga aborrecer, es que se hace amar y no corresponde nunca» («La losa de los sueños», 1911)
«Tengo observado que todos los que no pueden tolerar una mala palabra de los superiores son los que más suelen prodigarlas con los inferiores» («La propia estimación», 1915)
«Creer y crear son palabras distintas. Pero cuando dices con toda tu alma: ¡Creo, creo!, creer y crear es lo mismo» («El collar de estrellas», 1916)
Brindando en un homenaje que le hicieron en el Liceo de América en 1923
Brindando en un homenaje que le hicieron en el Liceo de América en 1923- ABC
«Somos demasiado inexorables al juzgar a los demás cuando nos creemos sin culpa; solo el pecador debiera juzgar a los pecadores» («El mal que nos hacen», 1917)
«Hay silencios discretos que hieren más que una indiscreción imprudente» («La ley de los hijos», 1918)
«La única tristeza sin consuelo en la vida es la tristeza que se ha merecido» («Rosas de otoño», 1919)
«El dinero no puede hacernos felices, pero es lo único que nos compensa de no serlo» («Rosas de otoño», 1919)
«Los chicos son como son con ellos. Yo oigo decir a algunas madres: "¡Qué chico éste más malo, es un castigo!", y (...) casi siempre es justicia» («Lecciones de buen amor», 1924)
«Para que se le ocurra uno algo bueno cuando menos se piensa, es porque antes se ha pensado mucho en ello» («La mariposa que voló sobre el mar», 1926)
Con la actriz Lola Membrives en 1923
Con la actriz Lola Membrives en 1923- ABC
«Si hubiésemos de apreciar nuestra bondad por la gratitud de los favorecidos con ella, tendríamos que creer que solo habíamos hecho mal» («El demonio fue antes ángel», 1928)
«Muchas veces, el que nos crean mejores de lo que somos nos obliga a serlo» («¡No quiero, no quiero!», 1928)
«Cuando no se piensa lo que se dice, es cuando se dice lo que se piensa» (¡No quiero, no quiero!», 1928)
«Cambiar los nombres, sin cambiar las cosas, es lo primero con que se engaña al pueblo en todas lasrevoluciones» («Santa Rusia», 1932)
«El perdón es siempre una humillación y tarde o temprano acabamos por odiar al que ha tenido algo que perdonarnos» («La verdad inventada», 1933)
«Nunca se piensa más que cuando parece no piensa uno en nada» («Al fin, mujer», 1942)
«Con nada se aprende tanto como con enseñar» («La enlutada», 1942)
«Nuestra vida no es nunca lo que hemos querido, sino lo que hemos tenido que dejar de querer» (Los niños perdidos en la selva», 1942)
«A los amigos no se les debe pedir nunca nada. Es el único medio de conservarlos. El dinero se les pide a los enemigos. Es el modo, también, de conservarlos» («Don Magín el de las magias», 1944)
«El peligro del amor no está en las flechas que nos tira, sino en la venda que nos pone...» («Don Magín el de las magias», 1944)
«La educación no es cosa de un día ni de dos... He conocido familias mal educadas hasta la quinta generación. Es la enfermedad más hereditaria» («Abdicación», 1948)
«Lo más parecido a la mentira es el silencio, cuando se calla lo que no se quiere decir» («Divorcio de almas», 1948)
«La naturaleza es generosa, y a la vejez nos quita el sueño para regalarnos un poco más de vida» («Al amor hay que mandarle al colegio», 1950)
«Lo malo que hacemos no prende tanto en la conciencia como lo malo que pensamos» («Tú, una vez, y el diablo, diez», 1950)
«El dinero es como el agua; por muy limpio que sea su origen, al correr pasa por muchos lodazales y no llega siempre limpio a nuestras manos» («Mater Imperatriz», 1950)
TOMADO DE:  http://www.abc.es/cultura/libros/abci-si-jacinto-benavente-hubiera-tenido-twitter-201608120156_noticia.html

martes, 26 de julio de 2016


Mostrando entradas con la etiqueta AnimalesMostrar todas las entradas

LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES EN PALABRAS DE BLAVATSKY



« El genuino AMOR desinteresado y combinado con la VOLUNTAD, es en sí mismo un “PODER”, y aquéllos que aman a los animales debieran de mostrar ese afecto de una manera más eficiente que cubrir a sus mascotas con adornos y enviarlas a aullar y hacer el espectáculo en las exhibiciones y concursos comerciales. »

Helena Blavatsky  (“¿Por qué sufren los animales?”) 

En términos generales, la Teosofía explica que comer carne es nocivo para los humanos de varias maneras, sin mencionar que también es algo innecesario y un profundo acto de abuso hacia nuestros hermanos menores del reino animal.

Sin embargo, en su extenso artículo “¿Tienen alma los animales?”, Madame Blavatsky fue más lejos en sus explicaciones que las que dio en su libro “La Clave de la Teosofía” y este capítulo vamos a resumir y explicar dicho artículo, el cual se publicó originalmente en la revista The Theosophist en 1886.

Ella precisa que:

« Aunque este escrito es un débil intento (pues uno más elaborado requeriría de varios volúmenes) el presente ensayo pretende convencer a la gente de la gran criminalidad que cometen los hombres al quitarle la vida a los animales y particularmente cuando lo hacen por diversión y en la vivisección. »

Porque para Madame Blavatsky en realidad es un gran crimen privar de la vida a los animales, y más aún si se hace para los propósitos del así llamado “entretenimiento de ir de casería” o “el deporte de cazar”.

El artículo comienza diciendo que:

« Son muchas las “supersticiones religiosas orientales que a menudo las naciones occidentales las tildan de anticuadas” y las desprecian como si se tratara de estupideces. Pero ninguna ha sido tan objeto de burla y prácticamente considerada una provocación como es el gran respeto que los Orientales muestran por la vida animal (y es que aquéllos individuos que comen carne no pueden simpatizar con los que se abstienen totalmente de consumirla).

Los europeos constituimos naciones de bárbaros civilizados, y son pocos los milenios que nos separan de nuestros ancestros cavernícolas que succionaban la sangre y la médula de los huesos crudos. Por lo tanto es natural que aquéllos que arrebatan vidas humanas tan a menudo y frívolamente en sus guerras perversas, menosprecien por completo las agonías mortales de los animales y sacrifiquen diariamente millones de vidas inocentes e inofensivas. Y aún cuando somos demasiado epicúreos para devorar filetes de tigre o chuletas de cocodrilo, sí nos deleitamos con corderos tiernos y faisanes de plumas doradas.

(…) Y tampoco es un asunto de gran preocupación que el rudo europeo se mofe del gentil hindú, el cual se horroriza al mínimo pensamiento de matar a una vaca, y que el europeo también se rehúse simpatizar con los budistas o los jainistas en su respeto que tienen por la vida de cada criatura sintiente (desde el elefante hasta el mosquito). »

Sin embargo Blavatsky reconoce (aunque no se esté de acuerdo o se condene el acto) la queja que muchos occidentales hacen cuando dicen que:

« Comer carne se ha convertido en una necesidad vital para su constitución física y salud, a pesar del hecho de que eso signifique miríadas de víctimas en cada ciudad, municipio o pueblo del mundo civilizado que se sacrifican diariamente en templos dedicados a la deidad, como lo denunció San Pablo y reverenciados por personas “cuyo dios es su barriga”. »

Pero a esto Blavatsky objeta:

“¿Y quién puede echar mano de la misma excusa para los deportes?”

« La pesca y la cacería, las cuales son consideradas por muchos occidentales como las más fascinantes actividades de entretenimientode la vida civilizada, en cambio son consideradas entre las más objetables desde el punto de vista de la filosofía oculta y las más pecaminosas para los ojos de los seguidores de esos sistemas religiosos que son la herencia directa de la Doctrina Esotérica, me refiero al hinduismo y el budismo.

Con todo eso, ¿no hay acaso alguna buena razón para que los adherentes de estas dos religiones (que son las más antiguas del mundo) vean a los animales –del más grande cuadrúpedo al insecto infinitesimalmente más pequeño– como sus hermanos menores, sin importar cuán estúpida parezca esa idea para un europeo? »

En un artículo posterior titulado “¿Por qué sufren los animales?”, Helena Blavatsky escribió:

« Puede ser útil aunque desagradable para algunos religiosos, si se les dijera que la culpa de este sufrimiento universal [de los animales en manos humanas] recae completamente sobre nuestra religión occidental y la educación temprana.

Todos los sistemas filosóficos orientales desde la antigüedad (brahmánicos, egipcios, chinos y finalmente el budismo que es el más puro y noble de todos los sistemas éticos existentes) inculcan la gentileza y la protección hacia cada criatura viviente, desde las terrestres hasta las aves, incluyendo a las más raras y a los reptiles.

En cambio nuestra religión occidental se mantiene en su aislamiento, como un mausoleo hacia el egoísmo más gigantesco concebido alguna vez por el cerebro humano, ya que no menciona ni una sola palabra a favor o por la protección de los animales.

Todo lo contrario.

La teología católica destaca una frase en el capítulo de la Creación y la interpreta como si fuera una prueba de que los animales (como todo el resto) fueron creados para servir al hombre. Ergo, la matanza deportiva se ha convertido para los occidentales en una de las diversiones más populares.

Y bajo ese pretexto tenemos a millones de pobres e inocentes pájaros heridos, torturados y asesinados cada otoño en todos los países cristianos para la recreación humana.

Y de ese concepto yace también seguido la crueldad que tienen los hombres hacia el potro y hacia el novillo, como lo muestra la ingratitudcon la que los hombres tratan a estos animales después de años de trabajo duro y la indiferencia brutal de su destino cuando su edad ya no les permite seguirlos explotando.

(En la época de Blavatsky todavía no se había inventado el coche a combustión y los humanos se seguían desplazando principalmente con caballos.)
En cualquier país occidental el en el que estuve, percibí el asesinato de animales por diversión y su inútil aniquilación. »


(Es cierto que en el Oriente también se caza a los pobres animales por entretenimiento, pero es indudable que el respeto que promulgan las religiones orientales hacia nuestros hermanos menores han limitado mucho esas actividades.)


En su artículo “¿Tienen alma los animales?”, Helena Blavatsky continúa informando al lector que:

« En la antigua Esparta (aquélla cuyos serios ciudadanos nunca fueron menos sensibles a los delicados sentimientos del corazón humano) cuando alguien era acusado de torturar a un animal por diversión, era ejecutado de la misma manera como aquél cuya naturaleza era tan villana que no se le podía permitir continuar viviendo. Pero en el Occidente “civilizado” que progresa rápidamente en todo salvo en las virtudes cristianas, el poder (hasta hoy) permanece como sinónimo de derecho.

La práctica cruel y completamente inútil de disparar a aves y animales por mero deporte, en ninguna otra parte se lleva a cabo con más fervor como en la Inglaterra protestante, donde las piadosas enseñanzas de Cristo difícilmente han suavizado los corazones desde la época deNimrod (quien era el cazador poderoso que se presentaba ante el Señor).

Para su conveniencia, la ética cristiana se ha convertido en silogismos tan paradójicos como aquéllos de los “paganos”. Y así por ejemplo, en una ocasión un cazador me contó que dado que “ningún gorrión cae al suelo si no es con la voluntad del Padre”, él que mataba unos cien gorriones por deporte, estaba llevando a cabo cien veces la voluntad del Padre Divino !!! »

(No veo por qué te ofuscas Blavy. La historia nos ha mostrado que los hombres siempre tergiversan las enseñanzas espirituales para satisfacer sus bajos instintos, porque cualquier persona con la conciencia despierta sabe que un verdadero cristiano no debe de matar a los animales por puro placer.)

Y como teósofos, sentimos decir que casi toda forma de cristiandad (o espiritualidad basada en el cristianismo) recurre en mayor o menor medida a ese tipo de grandes sofismas para defender la práctica de matar animales y comer sus cuerpos.

Para dar sólo dos ejemplos: el ismo del Nuevo Pensamiento cristiano (del cual las dos ramas principales son “la Escuela de Unidad del Cristianismo Práctico” y “la Ciencia Religiosa” o “Ciencia de la Mente”) así como el libro conocido como “Curso de Milagros”, tienen a la Unidad y la Divinidad de toda vida como su enseñanza central y lo enfatizan constantemente (junto con destacar la importancia de la compasión, la paz, el amor, etc.).

Las personas adscritas al Nuevo Pensamiento enseñan que la Biblia debe de ser interpretada simbólicamente más que de manera literal, y que Dios no es una entidad antropomorfa o un Ser Personal, sino más bien un Principio Divino impersonal y universal, y seguido mencionanfrases cautivantes como “Dios es todo lo que es”, “no hay nada más que Dios” y que “sólo Dios existe”.

Hasta ahí todo bien, pero muy a pesar de estas aparentes convicciones, la gran mayoría de los adherentes a estas filosofías son entusiastas consumidores de carne y ven el vegetarianismo como un despropósito y algo innecesario. E incluso hemos sabido de miembros de la escuela de la unidad que tienen un deleite particular al hablar de su “gran apetito” por la carne y de otros que (a pesar de su ostensible simpatía hacia los conceptos ya delineados) dan como excusa para comer carne que:

-       “Dios no me ha dicho de ser vegetariano y obviamente no es Su Voluntad que yo lo haga, ya que la Biblia nos dice que Jesús multiplicó los peces para alimentar a miles y en Génesis se dice que Dios nos dio dominio sobre todos los animales.”

Lo que muestra la rapidez y facilidad con la cual estas personas pueden retrotraerse a las aproximaciones tradicionales, literarias y antropomorfas de la religión cuando les conviene...


La estructura dental del hombre
Otro argumento comúnmente utilizado por los occidentales es que “los dientes humanos no tendrían su actual configuración si los humanos no fueran aptos para comer carne”.  Y es interesante conocer la respuestade un gran maestro espiritual indio sobre este asunto.

Helena Blavatsky discutió este punto con él, como ella cuenta en su fascinante y entretenido libro “Desde las cuevas y junglas del Indostán”en donde narra que:

« El sabio indio me replicó citando capítulos casi completos del libro “El origen de las especies por medio de la selección natural” de Charles Darwin, y al final explicó que:

- “No es verdad que los primeros humanos nacieron con dientes caninos. Eso fue sólo al pasar el tiempo, con la degradación de la humanidad y cuando los hombres desarrollaron apetito por la carne. Fue entonces que las mandíbulas comenzaron a cambiar gradualmente bajo la influencia de la necesidad, hasta que al final se alteró completamente su forma original.” »

(Yo sospecho que ese sabio hindú ha de haber sido algún Adepto de la Fraternidad de los Maestros.)

Sin embargo, entre los millones de seguidores del cristianismo fundamentalista o evangélico, encontramos a muchos que son muy contrarios al vegetarianismo y quienes tanto privada como públicamente critican y ridiculizan a aquéllos que eligen abstenerse de comer carne o que objetan matar o cazar animales por deporte.

Sobre este asunto Blavatsky continúa argumentando en su artículo:

« El consumidor de carne, el cazador deportista e incluso aquellos que practican la vivisección, generalmente para justificar sus actos citan ese versículo del Génesis, en el que Dios le da al Adán dual: “el  dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve en la Tierra.” (1:28).  Y de ahí deriva – como el cristiano lo entiende –  el poder divino que le otorga Dios al hombre sobre la vida y la muerte de todo animal en el mundo.

Y es totalmente cierto que Dios le dio al Adán dual, o al “macho y hembra” del capítulo I del Génesis (que tiene poco que ver con nuestro antepasado poltrón del capítulo II) “dominio sobre toda criatura viva”. Pero en NINGUNA parte encontramos que “el Señor Dios” mandó a Adán (o a otro humano) a devorar la creación animal o a destruirla por simple diversión.

Todo lo contrario

Dios designando al mundo vegetal y a “todo árbol en que hay fruto y que da semilla”. Dios dice muy claro: “os serán para comer”.  »

Para una mejor comprensión de lo que quiso decir Blavatsky, citemos íntegramente ese versículo (Génesis 1:29):

-       “Y Dios dijo: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer”.

Pueden constatar que en ninguna parte de la historia de la Creación se dice que Dios le dio al hombre el derecho de matar animales para alimentarse, y para aquellos que tienen todavía duda sería suficiente recordarles aquél de los Diez Mandamientos que señala inequívocamente y sin ninguna distinción: “No matarás”.

Pero si pensamos así, estamos subestimando el poder y la extraña naturaleza de la mentalidad fundamentalista.

Blavatsky también cita en su artículo las palabras escritas en el libro de Eclesiastés, el cual es un escrito atribuido por los cristianos al “rey Salomón quien es decididamente una autoridad y es reconocido por todos los eruditos por haber sido el más notorio de los sabios bíblicos”.

Pues bien, en Eclesiastés (3:19) encontramos a Salomón declarando:

-       “Porque lo que le sucede a los hijos de los hombres y lo que le sucede a los animales, es un mismo suceso; y así como mueren los unos, así mueren los otros. Todos tiene un mismo aliento de vida y el hombre no tiene ventaja sobre los animales, porque todo es vanidad.”

Por lo tanto y basándonos en el libro que los cristianos consideran como “la palabra sagrada e infalible de Dios” (la Biblia) el hombre y el animal tienen “un mismo aliento de vida” y “el hombre no tiene ventaja sobre los animales”.

Tal es la naturaleza cuestionable y el tono frecuentemente ambiguo de la Biblia que hace que cada quien la haga hablar a su gusto, y sin duda hay muchos que conocen este versículo del libro de Eclesiastés y han tratado de interpretarlo bajo una luz diferente o explicarlo sobre otras bases. Sin embargo Blavatsky precisa que:

« Tan entusiasta era la percepción de esta verdad entre los primeros cristianos que durante muchos siglos nunca tocaron la carne. En su libro“Octavio”, el padre de la iglesia Tertuliano escribe a Minutius Felix:

- “No se nos permite ser ni testigos, ni tampoco escuchar (novere) sobre un homicidio, a nosotros como cristianos, que rehusamos probar platos en que se pudo haber mezclado sangre animal.” »

Luego Blavatsky explica que según la enseñanza teosófica:

« La evolución comienza a moldear las futuras humanidades dentro de las más bajas escalas del ser. De esta forma, al matar a un animal, o incluso a un insecto, frustramos el progreso de una entidad hacia su meta final en la naturaleza que es el SER HUMANO. Por lo tanto esto no sólo retarda la evolución de esa entidad, sino que también detiene aquélla de la próxima raza humana más perfecta por venir. »

Por consiguiente:

Matar animales no sólo dificulta el progreso del reino animal, sino además el progreso evolutivo del reino humano.


¿Cómo pueden esperar razonablemente las almas humanas continuar evolucionando, expandiéndose y ascendiendo cada vez más hacia lo espiritual y hacia lo divino, si continúan justificando el quitarle la vida preciosa a otros seres vivos, y especialmente de aquéllos que no tienen la capacidad de defenderse?

En uno de sus mensajes a la Convención de Teósofos Estadounidenses (ver el folleto “Cinco mensajes de H.P. Blavatsky a los Teósofos Estadounidenses”), la autora citó las palabras de uno de los Maestros, quien amonestó a los teósofos llamándolos “occidentales que juegan a ser los salvadores de la humanidad, pero no dudan en matar a un animal”.

Como miembros de la Creación, no tenemos escrúpulos para privar de su vida a los integrantes del reino animal (que se encuentra por debajo nuestro reino). pero actuando así deberíamos considerarnos afortunados que los seres del reino espiritual que están sobre nosotros no nos traten de la misma forma. Y aquí reside una importante lección: aquellos seres celestiales y divinos (a quienes la Teosofía los llama “Los Dhyani-Chohanes”) jamás podrían haber llegado a su nivel actual si no hubieran superado completamente el comportamiento sádico y agresivo que tristemente caracteriza a los humanos actuales.

Por último Blavatsky hace otra declaración definitiva e importante en“¿Tienen alma los animales?” cuando dice que “matar a cualquier ser viviente es un pecado contra el trabajo de la naturaleza y su progreso”.

Sin embargo, es importante reiterar lo que se dijo en el artículo “El punto de vista teosófico sobre la carne y el alcohol” (el cual lo pueden leer aquí en inglés) y en donde se precisa que la Teosofía no juzga o condena a los individuos por sus elecciones y acciones, ya que la Teosofía cree firmemente y enseña que aquéllos que juzgan a otras personas también serán juzgados (como necesidad bajo la Ley del Karma). Por lo tanto es erróneo tomar sólo la aproximación segura, pasiva e impersonal, y en lugar de eso, los teósofos desafían y luchan contra todas las ideas, conceptos, creencias y modos de pensamiento y acción perjudiciales.

Concluyendo su artículo (el cual  en tiempos recientes ha sido muy elogiado por activistas de los derechos animales) Helena Blavatsky escribe:

« Realmente cuando el mundo se convenza (y no se puede evitar que un día llegue a tal convicción) de que los animales son criaturas sensibles como nosotros, la vivisección y otras torturas diariamente infligidas a esas pobres criaturas, bajo la presión pública y amenazas de la sociedad en general, forzará a todos los gobiernos a poner fin a esas prácticas barbáricas y vergonzosas.

Pero en el intervalo, la autora no es tan ingenua como para imaginar que todo un múseo colmado de registros contra la dieta carnívora tendría el efecto de refrenar a las naciones civilizadas de seguir con sus mataderos, o de que los humanos renuncien a su bistec y al pavo de Navidad.

¿Pero a qué se debe esta necedad por matar?

Se debe al pernicioso sistema teológico, a los largos siglos de teocracia y al egoísmo feroz y cada vez más creciente de los hombres.

¿Qué podemos hacer?

Concientizar a las personas
»

(Nota este texto es una traducción del articulo elaborado por la Logia Unida de Teósofos de Inglaterra [link] y le agradezco mucho a Nicolás por haberlo traducido.)




MI OPINIÓN AL RESPECTO

Hay que tener en cuenta que Blavatsky escribió esto a finales del siglo XIX, en una época en donde la preocupación por los derechos de los animales todavía no se había desarrollado en Occidente, por lo que se puede decir que ella fue una pionera en la materia, y aunque actualmente las personas están más concientizadas, todavía falta muchopor hacer.

Sobre evitar matar a los animales por puro placer, afortunadamente cada vez hay más humanos que están de acuerdo con ello y me da mucho gusto ver como se ha vuelto una actividad muy mal vista por la gente en general, y como las voces se levantan cuando un famoso va de cacería.

Algunos ejemplos de ello son:

Los hijos de Donald Trump


Quienes fueron masivamente fustigados en el internet.


El rey Juan Carlos de España


A quien la lluvia de críticas le hicieron bajar enormemente su popularidad, lo cual a su vez fue un factor para que renunciara a su cargo y cediera el trono a su hijo.


La cantante Lucero


A quien su sesión de caza provocó que una compañía de champúrescindiera su publicidad con ella y también tuviera que cancelar su participación en el festival de Viña del Mar.


Y para aquellos que hacen apología de la caza, simplemente les diré que Dios nos dio el libre albedrío y por lo tanto podemos hacer lo que queramos. Pero luego no se quejen cuando el Karma les regrese el mismo acto que ustedes hacen.

_  _  _

En cuanto a evitar matar a los animales para alimentarse, si bien a un nivel espiritual es algo que se concibe como lógico y aconsejable, a un nivel práctico sigue habiendo mucha discusión sobre ese tema. Y lo que pienso hacer en el blog es irles poniendo la opinión de varios instructores esotéricos que valoro, para al final hacer un capítulo en donde resuma la discusión que se ha hecho sobre ese asunto.

En este capítulo tienen la opinión de Blavatsky y pueden constatar que ella está completamente a favor del vegetarianismo.



¿SON LOS GATOS Y DELFINES DE ORIGEN EXTRATERRESTRE?




El comportamiento inteligente, misterioso y enigmático de ciertos animales hacen que se diferencien de la mayoría de las demás especies, llevando a varias gentes a pensar que no son de la Tierra y por consecuencia que son de origen extraterrestre. Los más citados son:
  • Los gatos,
  • Los cetáceos: delfines, ballenas y orcas,
  • Animales misteriosos como el chupacabras.


Desde un punto de vista biológico esa afirmación es absurda, esas razas de animales se originaron a partir de ancestros terrestres por medio de la teoría de la evolución formulada por Darwin. Por ello al principio pensaba que era una idea fantasiosa, sin embargo ahora con mayor conocimiento oculto considero que puede haber algo de cierto, PERO NO como la gente lo imagina. Me explico:

Las Monadas son las unidades primarias de la Conciencia Cósmica (así como las gotas lo son del Océano). Ellas son la parte divina e inmortal de los seres que componen la creación.
(ver características cuerpos)

Las monadas van a evolucionar reencarnando innumerables veces a través de los diferentes reinos de la creación: mineral, vegetal, animal, humano, etc. Los cuales les sirven como “vehículos” para su desarrollo.
(lo detallo en Reinos y Rondas)

Si bien las monadas se originan desde el Espíritu Cósmico, estas van a tener su desarrollo en un planeta, el cual les va a dar su tonalidad. Para comprenderlo, tomemos como ejemplo a los humanos. Si bien cada humano es un alma que no tiene “nacionalidad” ya que todas provienen de Dios. Al momento de reencarnar en la Tierra van a adoptar la tonalidad de la raza en la que nazcan. Así un humano que nazca en Japón tenderá a privilegiar la armonía del grupo, mientras que un humano que nazca en Estados Unidos buscará su desarrollo individual (para dar un ejemplo).

En una enseñanza más avanzada el esoterismo explica que las monadas tienen intercambios cíclicos y temporarios entre los planetas del sistema solar conocidos como rondas externas y más específicamente a través de los siete planetas sagrados. Retomando nuestro ejemplo anterior, es como si el humano que nació en Japón se fuera unos años a vivir a los Estados Unidos.

¿Para qué se dan esos intercambios?

Este viaje cíclico de las monadas es un medio para cumplir con sus obligaciones de relación con los siete planetas sagrados, y al mismo tiempo preservar las ligas de vinculación. Para dar una analogía es como las responsabilidades y vínculos que tienes con los miembros de tu familia que hacen que un tiempo cuides al perro de tu hermana porque se va de viaje, o trabajes un tiempo con tu tío para rembolsarle el préstamo que te hizo, etc.

En un aspecto más profundo estos viajes cíclicos de las diferentes huestes monádicas permiten la revitalización del sistema solar. Hay una pulsación rítmica regular entre los planetas y el sol, un flujo de energía vital hacia el sol para revitalizarse al igual que una corriente de esa esencia de vida que surge del sol. Esto representa una circulación continua de fuerzas de vida por medio de las rondas externas.

Después de haber cumplido sus deberes “familiares”, las monadas tienen que regresar a su punto primordial de partida, es decir a su fuente de origen, antes de experimentar otra evolución.

_  _  _

No sabría decirles si las monadas de los gatos y de los delfines se formaron en otros planetas, pero sospecho (sin asegurarlo) que las monadas de varias especies de los diferentes reinos que actualmente se desenvuelven en la Tierra, se formaron originalmente en los siete planetas sagrados del sistema solar. Y pienso que la principal razón de por qué se encuentran aquí es porque ya les tocaba un desarrollo en el plano físico. Ya que según Pastor (guía espiritual, 24-06-86), cuando un sistema solar está maduro, solo uno de sus planetas puede tener vida física (desarrollada) a la vez.