LA RAZÓN DE UN NUEVO BLOG DE GESTIÓN CULTURAL

Ante la avalancha de información cultural noticiosa que recibimos diariamente gracias a la colaboración que me proporciona Arturo Álvarez D'Armas, poeta, fotógrafo y promotor cultural venezolano, así como otros valiosos amigos colaboradores, hemos decidido abrir un nuevo blog de promoción y gestión cultural. Sean bienvenidos todos los amigos interesados en promover la cultura y el arte en general. Pueden enviarnos sus colaboraciones, las cuales subiremos a este blog como entradas tan pronto como las recibamos. Quienes deseen colaborar pueden dirigirnos sus trabajos a nuestro correo personal: renedayre@gmail.com René Dayre Abella. Autor y promotor cultural.

jueves, 26 de agosto de 2010

EL POETA LUIS PASTORI LLEGA A LOS 90 AÑOS TOMADO DE: http://orbitaliteraria.ning.com/profiles/blogs/luis-pastorirazon-de-ser?xg_source=activity




Artes

Las 9 décadas de Luis Pastori




REDACCIÓN


Ayer cumplió noventa años el poeta Pastori y los cumple lanza en ristre, protegido por dioses y por musas.

Una vida, además de prolongada, plena de acontecimientos, luchas y laureles: economista, vicepresidente del Banco Central ­su lugar en el mundo por casi cuatro décadas­ ministro de la Cultura; presidente de la Asociación de Escritores de Venezuela; director de Academia Venezolana de la Lengua; Premio Nacional de Literatura (1962) y premio León de Greiff para poesía latinoamericana. Entre otros quehaceres. Todo ello resulta capítulo segundo de su biografía.

El primero es el de su vasta y rica obra poética.

Parte de la más exigente tradición, que ha hecho camino largo en idiomas extranjeros. Más de veinte poemarios son el índice de una vocación sin tregua, de la adolescencia a la vejez. Héctor Mujica escribió sobre él: "En Venezuela Luis Pastori es la poesía misma".

Su voz recia, tropical, sonora, declamativa es de una especial significación en la arquitectónica de nuestra poesía del siglo XX. Además supo, a pesar de sus circunspectos cargos, darle un lugar privilegiado en su vida a la bohemia, a la amistad, a la alegría... a esas otras maneras de la poesía.

No se puede hablar de Pastori sin recordar uno de nuestros íconos estéticos mayores: la letra del himno de la UCV, que escribió con el poeta Alfaro Calatrava, al cual han rendido amoroso y ardoroso culto generaciones de universitarios de esa casa que vence la sombras. Ese que hace llorar a los graduandos en su despedida de su Alma Mater y sus años de juventud.


 

eo un libro maravilloso, "Razón de ser", que el poeta -mediante la intervención prodigiosa de Alejo Urdaneta que nos puso en contacto- tuvo a bien enviarme. Un libro que a espacios breves de tiempo, voy cogiendo cada día para saborear, poema a poema, su obra como se merece. Luis Pastori es un poeta grande e imprescindible de las letras venezolanas, y de las letras en castellano en general: es ya nuestro poeta universal.

Pretendo, en este breve encuentro con él y con vosotros, amigos, dejar constancia de su humana sensibilidad. Y para aquellos que no le conozcáis, una breve muestra.

Mi agradecimiento infinito por el gesto que tuvo, a sus muchos pero jóvenes años, de enviarme este hermoso y especial libro dedicado, que lo refleja en toda su hondura poética.

Dejo una breve reseña:

Estudió economía en la Universidad Central de Venezuela de donde egresó en 1949 junto con el también escritor Domingo Maza Zavala. En la misma institución obtuvo un posgrado en desarrollo económico. En el Banco Central de Venezuela trabajó durante 37 años, tiempo en el cual llegó a ser vicepresidente de la institución. También se desempeñó como Ministro de Estado para la Cultura y como presidente de la Asociación de Escritores de Venezuela.
Trayectoria literaria [editar]

Desde los 14 años comenzó a publicar poesía en un diario, hoy desaparecido, de La Victoria llamado Brotes. A los 20 años publicó su primer libro de poemas. Ha trabajado como traductor de poesía y su propia obra ha sido traducida a más de 12 idiomas, incluido el árabe y el chino. Ha recibido, entre otros galardones, el Premio Municipal de Poesía en 1950, el Premio Nacional de Literatura (Venezuela) en 1962, y el Premio Hispanoamericano de Poesía León de Greiff en 1984. Es miembro Número y ex director de la Academia Venezolana de la Lengua. Desde 1999 dirige la revista BCV Cultural del Banco Central de Venezuela.


Además de los siguientes libros, Pastori es coautor (letra) del Himno de la Universidad Central de Venezuela, al lado de su amigo el también escritor Tomás Alfaro Calatrava, con música de Evencio Castellanos. El coro de dicho Himno se reproduce a continuación:

Campesino que estás en la tierra,
marinero que estás en el mar,
miliciano que vas a la guerra
con un canto infinito de paz;
nuestro mundo de azules boinas
os invita su voz a escuchar.
Empujad hacia el alma la vida
en mensaje de marcha triunfal.
Himno Univesitario

Poemarios:

* Poemas en italiano (Traducciones, 1941)
* Quince poemas para una mujer que tiene quince nombres (1942)
* Las canciones de Beatriz (1947)
* País del humo (1948)
* Herreros de mi sangre (1950)
* Tallo sin muerte (1950)
* Toros santos y flores, (1950)
* Aire de soledad (1959)
* Elegía sin fin (1962)
* Hasta la fecha (1964)
* Trompos y testimonios (1964)
* Definitivamente enamorado (1965)
* Caracas y la poesía (Antología, 1966)
* Tiempo de glosa (1967)
* Trofeos de caza (1969)
* Hasta aquí me trajo el río (1977)
* Sonetos intemporales (1977)
* Sinrazones (1983)

Siempre crece un pino (soneto)


Marchándose sin prisa como vino
y agitado en su copa por el viento,
mi corazón es un arroyo lento
en cuya orilla siempre crece un pino.

En cuya orilla siempre crece un pino,
mi corazón es un arroyo lento,
agitado en su copa por el viento,
marchándose sin prisa como vino.

Marchándose sin prisa como vino,
agitado en su copa por el viento,
en cuya orilla siempre crece un pino.

En cuya orilla siempre crece un pino,
mi corazón es un arroyo lento,
marchándose sin prisa como vino.


Muchas gracias, Luis, con todo mi afecto.
Teo.
TOMADO DE: http://orbitaliteraria.ning.com/profiles/blogs/luis-pastorirazon-de-ser?xg_source=activity

Luis Pastori

(La Victoria, Aragua, Venezuela, 1921). Poeta y economista.
En 1950 obtuvo el Premio Municipal de Poesía con el libro Tallo sin muerte, en 1962 fue Premio Nacional de Literatura y Premio Hispanoamericano de Poesía León de Greiff en 1983.
En el proemio de la Antología poética, el importante crítico de la literatura venezolana, Alexis Márquez, afirma: «Luis Pastori es, si no el más grande, sí uno de los más grandes sonetistas de poesía venezolana. Su dominio de esta forma tan noble y significativa de la poesía clásica española –no obstante su origen italiano- alcanza cotas admirables. » En el mismo estudio, Márquez destaca el "raro dominio" del poeta sobre la décima y el verso octosílabo, subrayando su preferencia por la glosa que el estudioso llama "al estilo venezolano", aunque al intentar explicar la singularidad, describe los usos tradicionales del " procedimiento" en lengua española.
Pastori, es sin embargo, no sólo uno de los más prolíficos y mesurados decimistas "cultos" de su país, sino uno de esos pocos poetas que han logrado hacer notar su personalidad en las estrofas provenientes del Siglo de Oro.
Obra: 15 poemas para una mujer que tiene 15 nombres (1942); Romance de María Luisa (1944); Poemas del olvido (1945); Las canciones de Beatriz (1947); País del humo (1948); Herreros de mi sangre (1950); Toros, santos y flores (1950); Tallo sin muerte (1950); Palabras de otros años (1954); Aire de soledad (1959); Elegía sin fin (1962); Tiempo de glosa (1967); Trofeos de casa (1970); Poetas (1975); Sinrazones (1983); Razón de ser (1987); Sonetos intemporales (1997); Antología poética (2002).
GLOSA DE LA ROSA EN BRISA
Yo quiero estarte mirando
treinta días en el mes,
siete días a la semana,
cada minuto una vez.
I
Por el Este de la rosa,
por el este de la brisa,
rosa de brisa que a prisa
parece una mariposa.
Por el Este de la hermosa
carta de olvidar, amando,
dolor de estar contemplando
morir el pelo en tu hombro:
Por el este de tu asombro,
Yo quiero estarte mirando.
II
Acopla el pecho su olvido
al filo de mis puñales,
y tu voz en los rosales
nace sin haber nacido.
Lo por tener, lo tenido,
lo que se perdió una vez,
todo este olvido, después,
será amor de lo olvidado:
Si quiero estar a tu lado
treinta días en el mes.
III
Ay, qué dura geografía
la que en tu escuela he aprendido:
Profundas aguas de olvido,
costas de melancolía.
Esta historia, día a día,
de tu ternura lejana,
y no me cambias la plana
ni dejas que quede trunca:
Escribir mil veces «nunca»
siete días a la semana.
IV
Y tanto, maestra hiela
tu frialdad en mi postigo,
que muchas veces me digo:
-Voy a mudarme de escuela.
Pero el pensamiento vuela,
cuando recuerdo después
que cinco y cinco son diez
y diez años amo ahora,
mientras tu olvido me llora
cada minuto una vez.
GLOSA DE BEATRIZ EN BESO
O GLOSA EN TECHNICOLOR
Tiene un espejo Beatriz
que la ha vuelto medio loca,
porque se ha visto la boca
debajo de la nariz.
I
Juncos para tu cintura.
Lágrimas para tu cielo.
Beso para tu pañuelo.
Pañuelo y beso y ternura.
Ay qué fresca mordedura
en sangre de flor de lis:
con claros astros de anís
llovidos de mis despojos,
en el fondo de los ojos
tiene un espejo Beatriz.
II
Ay amor, por este amor
doy amor si tú lo quieres,
pero si no lo prefieres
no llego nunca al amor.
Espina será, o dolor
o flor que no se desboca
o corazón que no toca
la palabra que lo ensalma.
¿Qué le dio voz a mi alma
que la ha vuelto medio loca?
III
Por eso miro en el fino,
claro cristal de tu amor:
un ¡ay!, en tecnicolor,
un olvido submarino,
dos corazones de vino
que un nomeolvides retoca
y, como si fuera poca
la luz que en tu nunca estalla,
un beso s eme desmaya
porque se ha visto la boca.
IV
Ah soledad en mi oído,
limón de mi limonero,
que quiero porque no quiero
recuerdo para tu olvido.
Si se me hubiese perdido
tu nombre de flor de lis,
fuera más hondo, Beatriz,
este afán en mis excesos:
¡Dejarte todos mis besos
debajo de la nariz!
GLOSA DEL AMOR ENEMIGO
Duele la planta del pie
y el interior de la cara.
Amor, enemigo mío.
Muerdo tu raíz amarga.
F.G.L.
I
Escuela de la aceituna,
baile de los ruiseñores,
agua por entre las flores,
caracol de miel con luna.
Como esa postal, ninguna
del amor jamás tendré,
porque juro, bajo fe:
Cuando uno está enamorado,
sueña el perfil del costado,
duele la planta del pie.
II
Mano con mano en el beso,
beso con beso en la mano:
¡ay beso!, deja esa mano,
¡ay mano!, coge ese beso.
No te preocupes por eso,
que si la mano dejara
que el beso se le acercara,
la sangre no pondría rojos
el negro adiós de los ojos
y el interior de la cara.
III
Voy de mi sueño a mi sueño
sin soñar lo no soñado,
callándome lo callado
por puro, valiente empeño.
El tiempo no tiene dueño
ni primavera ni estío,
y es un mito el desvarío
de su castillo sin llaves:
Tú, que me las quitas, sabes.
Amor, enemigo mío.
IV
Este almanaque de invierno
ve nevar sobre sus días,
lo que ayer en alegrías
pareciera tan eterno.
Sólo el tiempo en mi cuaderno
una y otra pena carga:
-Oh muerte desnuda y larga,
muerte del solo gemido,
¡para llegar a su olvido,
muerdo tu raíz amarga.
TOMADO DE: http://www.monografias.com/trabajos73/arbol-esperanza-antologias-decimas-hispanoamericanas/arbol-esperanza-antologias-decimas-hispanoamericanas6.shtml#luispastoa

1 comentario:

  1. ES UN PLACER COMO SIEMPRE SALUDARLOS SU AMIGO MARI OVIDES DE GUATEMALA. ESCRIBANME rolandovides@yahoo.com LES RECUERDO QUE SOY CASI ANCIANO MAYA. BENDICIONES.

    ResponderEliminar