LA RAZÓN DE UN NUEVO BLOG DE GESTIÓN CULTURAL

Ante la avalancha de información cultural noticiosa que recibimos diariamente gracias a la colaboración que me proporciona Arturo Álvarez D'Armas, poeta, fotógrafo y promotor cultural venezolano, así como otros valiosos amigos colaboradores, hemos decidido abrir un nuevo blog de promoción y gestión cultural. Sean bienvenidos todos los amigos interesados en promover la cultura y el arte en general. Pueden enviarnos sus colaboraciones, las cuales subiremos a este blog como entradas tan pronto como las recibamos. Quienes deseen colaborar pueden dirigirnos sus trabajos a nuestro correo personal: renedayre@gmail.com René Dayre Abella. Autor y promotor cultural.

miércoles, 30 de marzo de 2011

FALLECIÓ JORGE CAMACHO TOMADO DEL BLOG APUNTES DE UNA PERIODISTA

FALLECIÓ JORGE CAMACHO



Pintor cubano fallece en París

SARAH MORENO

El pintor cubano Jorge Camacho, uno de los surrealistas más importantes de América Latina, falleció esta madrugada en París a consecuencia de una larga enfermedad. Tenía 77 años. Con una extensa obra presente en las colecciones de los museos más importantes del mundo, Camacho comenzó a interesarse por el surrealismo en los años 50 en La Habana. Al establecerse en París a finales de esa década, se inició la internacionalización de su obra.
“Con una exposición en 1961 para la que André Breton le escribió el prefacio, ocurrió su entrada oficial al grupo de los surrealistas’’, recordó el crítico de arte y pintor Carlos M. Luis, quien visitó al pintor hace dos semanas en París.
“Con su esposa desde hace 50 años, Margarita, recordamos que Breton dijo de Camacho ‘que llevaba una estrella en la frente’, tanto por su buena suerte como por su visión artística’’, amplió Luis, señalando que Camacho reflejó en su obra su interés por la alquimia, la observación de la naturaleza y la vida de los pájaros.
“Jorge tenía una mirada muy especial para las cosas. Su obra no se entiende, si no se comprende su amor por la naturaleza’’, comentó Luis, indicando que el pintor llegó a convertirse en un ornitólogo importante, que fotografió especies de pájaros poco conocidas e incluso escribió trabajos sobre este tema.
También fue seguidor y estudioso de los alquimistas europeos más importantes de la época. “Reflejó el bestiario alquímico presente en las catedrales con una visión puramente pictórica ’’, señaló Luis, amigo de Camacho desde que ambos comenzaron a interesarse por la pintura en la década del 50.
“El estaba destinado a la carrera de Derecho porque su padre, Pánfilo Camacho, era un abogado prominente’’, recordó Luis, contando que Pánfilo le preguntó a pintores como Mario Carreño si Jorge tenía talento. Con una respuesta positiva de ellos, dejó que el joven pintor cultivara su vocación.
Amigo también desde hace seis décadas de Camacho, el pintor residente en París Joaquín Ferrer ha sido uno de sus más asiduos visitantes.
“Era un hombre muy culto, de una conversación sublime, en la que podía tratar todo tipo de tema, y como persona era adorable’’, recordó Ferrer, quien pudo ver a Camacho entusiasmado por el trabajo en su atelier hasta sus últimos tiempos, incluso cuando ya lo había debilitado un padecimiento de las enzimas que le afectaba el corazón desde hacía varios años.
Camacho y su esposa también jugaron un papel fundamental en la divulgación de la obra literaria de Reinaldo Arenas. Primero la rescataron de la censura castrista antes de la salida del escritor por el Mariel en 1980, y luego se ocuparon de su divulgación a la muerte de éste en 1990. Con Arenas también redactó Camacho en 1988 una carta en la que un grupo de intelectuales le pedía a Fidel Castro hacer elecciones libres.
“La amistad de Arenas y Camacho fue oro puro, un encuentro de dos fuerzas superiores, de dos gotas luminosas’’, escribió vía e-mail desde París la escritora Zoé Valdés, quien también cultivó la amistad del matrimonio Camacho.
“Cuando Reinaldo murió, ellos heredaron mediante testamento del escritor, el legado de sus libros, tanto los inéditos como los editados. Los Camacho siempre hablaban de la gran responsabilidad que tenían con esa obra, y con inmenso amor la han tratado’’, añadió Valdés.
Camacho, que en los últimos tiempos se enfocaba en el dibujo, compartía su estadía entre París y España, donde tenía una casa- taller en El Rocío, Andalucía. El paisaje de esta región, principalmente las marismas, sirvieron de inspiración para sus obras. Allí queda su legado, recogido en varias exposiciones y publicado por fundaciones como la del poeta Juan Ramón Jiménez.
Al pintor lo sobreviven incontables amigos y su esposa, Margarita Camacho.


No hay comentarios:

Publicar un comentario