LA RAZÓN DE UN NUEVO BLOG DE GESTIÓN CULTURAL

Ante la avalancha de información cultural noticiosa que recibimos diariamente gracias a la colaboración que me proporciona Arturo Álvarez D'Armas, poeta, fotógrafo y promotor cultural venezolano, así como otros valiosos amigos colaboradores, hemos decidido abrir un nuevo blog de promoción y gestión cultural. Sean bienvenidos todos los amigos interesados en promover la cultura y el arte en general. Pueden enviarnos sus colaboraciones, las cuales subiremos a este blog como entradas tan pronto como las recibamos. Quienes deseen colaborar pueden dirigirnos sus trabajos a nuestro correo personal: renedayre@gmail.com René Dayre Abella. Autor y promotor cultural.

sábado, 28 de abril de 2012

POEMAS DE RADAY OJEDA*


RADAY OJEDA es una de las voces mejor logradas de nuestra nueva poesía. En su trazado poético el Llano es una fuerza de la intimidad, una entidad propia metida dentro del hombre que asoma su alma con la franqueza de quien se dispone a emprender una larga carrera por la sabana infinita. Sus poemas tienen ímpetus de potro y la frecura de las flores sabaneras. Es frontal y firme. El poeta nació en San Fernando de Apure, estado Apure, en 1984. Es abogado e integrante de la Red Nacional de Escritores. Sus poemas gozan de merecida difusión en diversas publicaciones nacionales e internacionales, tanto en medios impresos como en la Internet.
La siguiente selección de poemas pertenecen al libro: Tinaja de oscuro paisaje, editado en el año 2009 por la Fundación Editorial el perro y la rana, texto que adquiere el caracter de representativo de la poesía venezolana del futuro y que ofertamos con el mayor de los gustos a nuestros lectores.

Isaías Medina López
23 de abril de 2011


***

PARADO en línea horizontal cavé la tumba del sol
mis manos dragaron ansiosas
la suciedad
con que aparecían los amaneceres
las uñas se consumieron
ofrendándose al barro
y a la podredumbre.

Creí
retornar al sitio pecaminoso
donde fornicaron mis ojos
con tres bestias en celo rumiantes al son de la luna,

¡odié la vida!

Soy animal de carga
sin pasto, sombra o agua
semoviente
de una mujer blanca.

El epitafio del sol
resume mi fiel existencia. La planicie
quema una de mis costillas

esta tierra es negra, oscura.
El sol hiere las manías del ojo
y escupe fuego desde las aquiescencias.
Las cenizas que se levantan
huelen a memoria,
mientras zamuros con turbantes encendidos:
vuelan sobre mí,
creyéndome un cadáver.


***

DESCONOCÍA POR APREMIO del paisaje
la hondura
con que el estero y la nube
se tragaban al sol

fui al sitio umbroso de la lluvia: aguas estancadas
luz en gris 80
e insectos huidizos
presentían
la caída de los astros.
Dios corretea por estos parajes
vestido de hierba.
Sobre el lomo de animales de agua dulce
intenta desmontar
el moho en la corteza
la mancha entorno al árbol
y dejar sólo su sombra
su canto inducido…

Habitan en los ojos del animal
los signos indisolubles de la salvación.


***

BAJO LA LUNA
el llanero se mitifica.
Le viene la palabra al cuello
como un huir
de la sangre.

La luna danza en su sexo.
Los astros oscurecen
con la simplicidad de los mortales
abiertos/ sonámbulos
y naufragados en la
visión de las bestias.
El sudor viene en la voz:
sostiene la transparencia,
el aullido.

***

HOY MURIÓ un hombre
tres pasos
más allá
de la cólera del animal

es día de duelo
y clarividencia
entre quienes lo conocimos.
En la memoria bebí junto a él de tinajas comunes y anilladas
por el rescoldo
que huía de los muros.

Su última mirada
yace en la copa de aquel árbol,
asustada.


***

EL CIELO
lleva una herida
guindando
de la tarde
que se mitifica en el canto

la arandela de fuego
es traspasada
por el ojo del animal

escucho y
el bramido de la sombra
huye de la mordedura.

Toda piel adolece del mismo insomnio, la vestidura.


***

QUITARLE el silencio al llano
es atentar
contra su costado más íntimo.
La besia
se volvería chillona
y los pájaros
grises
como el ruido de los autos.

(Intentémoslo de nuevo)
El tendido eléctrico
es ofensivo
para la intermitencia del cocuy.
Voy hacía dentro y más allá...

¡Guindan sobre mi lomo
los restos del aguacero!


***

NO CONVIENE poner aquí la voz
la algarabía
vayamos al campo
a la otra planicie
donde el claro de agua
se mueve
como una puta
en la sed de los animales.

No gritemos,
hay demasiado escándalo
como para llorar a nuestros muertos.
¡Vayámonos! ¡Vayámonos!

Ya me he quitado la piel.

*Tomado de http://letrasllaneras.blogspot.com/


--
Publicado por Jeroh Montilla para TIERRAS LLANAS el 4/26/2011 08:55:00 AM

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada