LA RAZÓN DE UN NUEVO BLOG DE GESTIÓN CULTURAL

Ante la avalancha de información cultural noticiosa que recibimos diariamente gracias a la colaboración que me proporciona Arturo Álvarez D'Armas, poeta, fotógrafo y promotor cultural venezolano, así como otros valiosos amigos colaboradores, hemos decidido abrir un nuevo blog de promoción y gestión cultural. Sean bienvenidos todos los amigos interesados en promover la cultura y el arte en general. Pueden enviarnos sus colaboraciones, las cuales subiremos a este blog como entradas tan pronto como las recibamos. Quienes deseen colaborar pueden dirigirnos sus trabajos a nuestro correo personal: renedayre@gmail.com René Dayre Abella. Autor y promotor cultural.

martes, 24 de julio de 2012

El siglo genocida

Serbios, griegos, armenios, camboyanos, tibetanos, judíos, hutus, tutsis… pueblos enteros que fueron masacrados, deportados o encerrados bajo diferentes pretextos, con un balance aterrador de más de 100 millones de muertos

Día 14/06/2012 - 09.56h
La locura. Esa bien podría ser la causa que llevó a algunos líderes a convertir la pasada centuria en el siglo más mortífero de la historia de la humanidad. Pol Pot, Stalin, Hitler, Sadam Hussein… todos rigieron sus territorios a golpe de genocidio, acabando en muchos casos con más del 30% de su población bajo los pretextos más inverosímiles. El balance es aterrador: más de 100 millones de muertos y decenas de miles de pueblos conscientemente masacrados, violados, torturados y desterrado.
El siglo genocida
ABC
Soldados turcos posan junto a un grupo de armenios colgados
El pasó del siglo XIX al XX, en las últimas décadas de dominio otomano en los Balcanes, comenzó con varias limpiezas étnicas contra los serbios, rumanos, búlgaros y griegos. «El Rey Nicolás I (de Montenegro) ha dirigido una proclama a su pueblo exhortándole a acudir en auxilio de sus hermanos los serbios, en cuyo país hombres, mujeres y niños son asesinados por los turcos», podía leerse en ABC el 13 de octubre de 1912, donde aseguraba que el monarca sólo se proponía «impedir el exterminio de sus hermanos».
El genocidio de los griegos en Anatolia aún no ha sido reconocido por la ONU, a pesar de que se estima que acabó con la vida de alrededor de un millón de civiles. Es uno de los mayores crímenes contra la humanidad conocidos si tenemos en cuenta que la población griega total, según el censo de 1914, era de poco más de 2.600.000 de habitantes. Casi el 50% de la población eliminada.

Dos millones de armenios exterminados

Pero el mayor exterminio perpetrado por los turcos fue el padecido por los cristianos armenios que vivían en el este de Anatolia. La población musulmana del Imperio Otomano sentía tal desprecio por estos que, desde finales del siglo XIX, les sometieron a continuas matanzas y expulsiones. Sólo entre 1894 y 1896 fueron asesinados 250.000 armenios.
El siglo genocida
ABC
Cartel de EEUU pidiendo ayuda para los armenios
«En la Europa Occidental parece que estamos en la época de las persecuciones. Los cristianos armenios son objeto de toda clase de tropelías por parte de la autoridades y del pueblo turco», contaba «Blanco y Negro» en octubre de 1894. Y eso que el pueblo armenio no había sufrido todavía su mayor tropelía, en 1915, cuando se les ocurrió intentar independizarse del Imperio Otomano.
Turquía reaccionó con tal violencia que desarmó a los armenios que había en su ejército y los ejecutó. Después masacró y expulsó pueblos enteros hacia el desierto sirio y quemó sus casas y tierras. En total, más de un millón de armenios fue deportado en condiciones extremas o huyó a Rusia, mientras otros dos millones fueron salvajemente asesinados.
Aunque algunos historiadores como Bernard Lewis han cuestionado estas cifras, lo cierto es que de los 2.400.000 armenios que las mismas autoridades otomanas estimaban que había en sus territorios en 1867, sólo quedaron 120.000 en 1918. Un total de 20 países aprobaron una resolución formal para reconocer este genocidio, mientras que otros países como Israel, Reino Unido, Alemania o la misma España no utilizan aún ese término para referirse a los hechos.

Stalin, a golpe de hambruna

La Primera Guerra Mundial se prodigó en matanzas y deportaciones. Por poner sólo unos ejemplos, 150.000 serbios fueron expulsados en 1917 cuando entraron las tropas austriacas en su país y otros 20.000 fueron asesinados en las tierras ocupadas por los búlgaros. Pero la siguiente gran limpieza étnica del siglo fue la llevada a cabo por Stalin en la URSS, donde se llevó a la muerte a millones de personas y otras tantas fueron enviadas a los campos de trabajo forzado o «gulags» en condiciones infrahumanas.
El siglo genocida
Entre 1929 y 1932, siete años después de que asumiera la Secretaría General del Comité Central del Partido Comunista, Stalin provocó un periodo de extrema hambruna en Ucrania mediante la expropiación de tierras, la concentración agrícola y la interrupción de la producción de alimentos. Según el historiador Robert Conquest, murieron allí 14 millones de ucranianos.
La cifra total de muertes bajo el régimen estalinista es una cuestión todavía sometida a debate. Los registros desclasificados tras la caída de la Unión Soviética hablaban de 800.000 presos ejecutados, 1,7 millones muertos en gulags y otros 390.000 durante reasentamientos forzosos. En total, 3 millones de víctimas. Pero otros investigadores hablan de 4 millones de muertos y otros historiadores defienden que la cifra es considerablemente superior.

La «Solución final»

Los genocidios de la Segunda Guerra Mundial son los más conocidos de la historia a causa de la «Solución final», un eufemismo acuñado por el jefe de seguridad de la Alemania nazi, Reinhard Heydrich, para definir la eliminación total del pueblo judío.
El siglo genocida
EPA
Funeral por las más de 700 víctimas de Srebrenica
Aunque también se ha discutido aquí la cifra, se cree que Hitler asesinó a seis millones de judíos con una política que comenzó en 1933 con su exclusión de la función pública, continuó con la expulsión de cientos de miles de ellos de Alemania y acabó con la locura de un exterminio que se llevó por delante también a gitanos, polacos o serbios. Más de 700.000 de estos últimos murieron en el campo de concentración croata de Jasenovac, el más grande de toda Europa.
Los alemanes también perpetraron matanzas en los países que invadieron, ejecutando a pueblos enteros como Oradour-sur-Galne (Francia), Lídice (República Checa) o Glina (Yugoslavia), donde encerraron a todos los niños y mujeres en sus respectivas iglesias y los quemaron vivos.

Japón y el código Bushido

Japón no se quedó atrás. Su particular visión de pueblo superior con respecto al resto de las etnias de Asia, su no reconocimiento de la Convención de Ginebra y el seguimiento del Bushido –código de honor que no respetaba al enemigo que se rendía–, propiciaron todo tipo de barbaridades, especialmente contra la población civil.
Primero, contra los chinos. En Nanking, por ejemplo, perdieron la vida 300.000 civiles en tan sólo seis semanas (20.000 mujeres fueron violadas y 57.000 ejecutadas en un solo día), sometiendo a sus víctimas a todo tipo de experimentos con armas y medicamentos. Y después contra los filipinos en la conocida «marcha de la muerte» de 1945, durante la incursión del ejército estadounidense. Los japoneses prefirieron incendiar la ciudad de Manila y acabar con la vida de cuantos más ciudadanos fuera posible, en un cruel y desesperado intento por evitar que los supervivientes contaran su derrota. Se contabilizaron más de 100.000 muertos, de los cuales, más de 70.000 fueron deliberadamente ejecutados por los soldados. Unos 300 eran españoles.

26 millones de civiles

La cifra de muertos en la Segunda Guerra Mundial dio un salto cuantitativo con respecto a la Primera. Perdieron la vida 26 millones de soldados y otros tantos civiles. A ellos hay que sumar nada menos que 50 millones de desplazados, ya fuera huyendo de los combates, expulsados de sus tierras o deportados, como ocurrió con los cientos de miles de soviéticos disidentes y alemanes que Stalin envió a Siberia en condiciones inhumanas.
El siglo genocida
ABC
Pol Pot en 1970
Tras la guerra les tocó el turno al Tibet y la India. El primero, invadido por el ejército chino, sufrió una matanza sin precedentes con más de 315.000 tibetanos expulsados. En el segundo, los enfrentamientos entre musulmanes, hindúes y sijs tras la independencia de 1947 acabaron con medio millón de personas muertas.
En Oriente Próximo, el mayor drama quizá fue el de los kurdos, un pueblo de 35 millones de habitantes al que se le prometió la organización de un Estado tras la Primera Guerra Mundial, pero que acabó desperdigado entre Turquía, Siria, Irán e Irak, sufriendo la persecución implacable de todos ellos. Son tristemente recordados los ataques con armas químicas ordenados por Sadam Hussein en 1988, que, además de provocar decenas de miles de muertos en el norte de Irak, produjo un drama humanitario entre los que huían hacia la frontera de Turquía.

Pol Pot, el genocida que superó a los nazis

Las torturas cometidas por Pol Pot en Camboya tras la retirada de Estados Unidos en 1975 sobrepasaron los límites de la imaginación. El régimen prochino de los jemeres rojos deportó forzosamente al campo a toda la población urbana, vaciando literalmente las ciudades, y exterminó a toda la población «aburguesada», es decir, a toda aquella que tuviera dinero o un mínimo de cultura. Se calcula que de los seis millones de habitantes que vivían en Camboya, Pol Pot eliminó a una tercera parte en tan solo cuatro años. Superaron, dicen los historiadores, la crueldad nazi.
El siglo genocida
ABC
Masacre de Kibeho contra los hutus, en 1995
Sudamérica no fue una excepción en lo que a violación de los derechos humanos se refiere. Las dictaduras militares de la década de los setenta y ochenta provocaron matanzas indiscriminadas de campesinos en Nicaragua y El Salvador. En el Chile de Pinochet fueron asesinadas 4.000 personas. Mientras que en la dictadura del general Videla en Argentina, tras el golpe de Estado de 1976, los muertos llegaron a 30.000, con familias enteras desaparecidas de forma atroz en una de las peores guerras sucias que ha conocido la humanidad.
Desde 1945, África ha vivido sumergida también en conflictos y golpes de Estado. Primero por las guerras de independencia contra los poderes coloniales, más tarde entre los países por el reajuste de fronteras y, finalmente, por las tensiones entre las etnias y las tribus. Especialmente cruel fue el que se produjo en Ruanda y Burundi en 1994, tras el asesinato de sus respectivos presidentes. La mayoría de la etnia hutu se lanzó a la caza de la minoría privilegiada tutsi, provocando un genocidio sin igual en el continente negro, sobre todo, por la sistematización con la fue organizado. Y por si no fuera suficiente, tras la victoria de las milicias tutsis, se produjo una nueva sangría esta vez entre los hutus, lo cuales huyeron en masa hacia el Zaire. El triste balance de este conflicto fue de un millón de muertos y otro millón de desplazados de sus casas y tierras.
Un siglo XX, en resumen, en el que es fácil perderse entre los millones de muertos de un genocidio u otro. La centuria más atroz de la historia de la Humanidad, que puso su punto y final con nada menos que 50 millones de personas viviendo lejos de sus casas por la sinrazón humana. 
TOMADO DE:  http://www.abc.es/20120614/archivo/abci-genocidios-guerras-sigloxx-201206131906.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada