LA RAZÓN DE UN NUEVO BLOG DE GESTIÓN CULTURAL

Ante la avalancha de información cultural noticiosa que recibimos diariamente gracias a la colaboración que me proporciona Arturo Álvarez D'Armas, poeta, fotógrafo y promotor cultural venezolano, así como otros valiosos amigos colaboradores, hemos decidido abrir un nuevo blog de promoción y gestión cultural. Sean bienvenidos todos los amigos interesados en promover la cultura y el arte en general. Pueden enviarnos sus colaboraciones, las cuales subiremos a este blog como entradas tan pronto como las recibamos. Quienes deseen colaborar pueden dirigirnos sus trabajos a nuestro correo personal: renedayre@gmail.com René Dayre Abella. Autor y promotor cultural.

jueves, 29 de septiembre de 2016

París, más allá del Oscar Wilde maldito

El Petit Palais abre una exposición en homenaje al escritor que murió en la capital francesa olvidado por todos
  • Compartir
  • Compartido 9 veces
París, más allá del Oscar Wilde maldito
Fue crítico de arte, excelso dramaturgo del Londres victoriano, famoso conferenciante, modelo de dandismo, esposo, padre y muchas cosas más, hasta que su pasión por el joven lord Alfred Douglas le llevó al calabozo: fueOscar Wilde, a quien el Petit Palais dedica su primera gran exposición en París.
La ciudad donde el autor de «El retrato de Dorian Gray» murió en 1900, arruinado y abandonado por casi todos, tres años después de haber cumplido una pena de trabajos forzados por ser homosexual, le rinde homenaje a partir de hoy.
Una exquisita muestra, que celebra su talento hasta el próximo 15 de enero, hace justicia y detalla cómo y por qué fue encarcelado a los 41 años, en el mejor momento de su carrera y de su vida.
La exhibición recuerda el memorable sentido del humor de ese escritor deextrema sensibilidad y cultura, así como las múltiples caricaturas más o menos favorecedoras de que fue objeto, pero aspira ante todo a revelar su lado más serio y profundo.

Su lado profundo

Esa faceta es algo que se suele ignorar, comenta su nieto y comisario científico, Merlin Holland, en el origen de esta muestra y de la doble exhibición organizada en Londres en el año 2000, centenario de la muerte del autor.
Cuadros, documentos, manuscritos, fotos, filmes y dibujos recrean el universo en que nació y vivió Wilde, hijo de un prestigioso cirujano dublinés y una poetisa, antes de ser víctima expiatoria de una «guerra» cruzada entre el padre de su amado lord y sus hijos, que sospechaba de la homosexualidad de dos ellos -sin poder soportar la idea-.
Los elementos de esa tragedia ajena que Wilde abrazó con afán suicida,sin intentar protegerse realmente, componen la última sala, que incluye una fotografía ampliada de su hoy adorada tumba, en el cementerio Père-Lachaise de París, donde sus restos reposan desde 1909.
Sendos vídeos de Holland y del exministro socialista Robert Badinter cierran la muestra junto a varios óleos, documentos judiciales y sus últimos poemas,«De Profundis» y «La Balada de la cárcel de Reading», este último contra la pena de muerte.

«La cárcel lo mató»

«La cárcel lo mató, lo mataron por nada. Por eso es una injusticia tan prodigiosa», explica Badinter, el hombre que suprimió del código penal francés la pena de muerte y el delito de homosexualidad, y que en 1995 restauró la memoria de Wilde con su primera pieza teatral, «C.3.3», número de preso del poeta.
«En las cárceles victorianas imperaba la ley del silencio, imagínese, tal y como era Oscar Wilde, confinado en un silencio absoluto, perdiendo hasta su nombre», subraya. Dominique Morel, comisario de «Oscar Wilde, el impertinente absoluto», conduce hasta este punto culminante mediante un recorrido cronológico, desde los años de formación del escritor, con retratos suyos y de su familia, así como el «San Sebastian» pintado en 1616 por Guido Reni, que le había impresionado en esa época.
A continuación, en el Petit Palais se recrea la exposición inaugural de la Grosvenor Gallery de Londres, que en 1877 lanzó al futuro autor como crítico de arte y muestra, junto a su dictamen, los cuadros de Richmond, Millais o Tissot que él comentó.
La «conquista» de Estados Unidos, donde brilló en 1882 como conferenciante, reúne por primera vez 13 retratos suyos, autoría de Napoleon Sarony. Capa y sombrero en mano, sentado o de pie, vestido con chaqueta de terciopelo y medias de seda, ese viaje y esas fotos confirman que era, además, un dandi perfecto.

Revista femenina

El matrimonio en 1884 con Constance Lloyd, con quien tuvo pronto dos hijos, y su trabajo como redactor jefe de la revista femenina «The Woman's World» son evocados ante «La danse mauresque» de Toulouse-Lautrec y varios retratos suyos nunca antes reunidos.
Entre 1890 y 1895, foco de atracción de la alta sociedad londinense por sus conferencias y sus escritos, Wilde publica su única y faustiana novela sobre Dorian Gray, pero también piezas de teatro como «Una mujer sin importancia», «Un marido ideal» o «La importancia de llamarse Ernesto».
Creada en París, en francés, «Salomé» tiene sala propia, junto a las ilustraciones que hizo para su libro Aubrey Beardsley y, entre cuadros, dibujos y manuscritos, dos filmes sobre esa princesa judía que baila ante Herodes para obtener la cabeza de Juan el Bautista.
Toda la actualidad en portada
  • Compartir
  • Compartido 9 veces

domingo, 11 de septiembre de 2016

Un Borges inédito sale a la luz treinta años después de su muerte

Se publican unas conferencias sobre el tango que pronunció el escritor en 1965 gracias a unas cintas de casete recuperadas
  • Compartir
  • Compartido 10 veces

Jorge Luis Borges
Jorge Luis Borges - ABC

El lunes 4 de octubre, Jorge Luis Borges dictó la primera conferencia de las cuatro que ofrecería «a las 19 horas en el primer piso, departamento 1, de la calle General Hornos 82» de Buenos Aires, como rezaba en el anuncio que se publicó en el diario «La Nación» unos días antes. El tango era el eje de aquellas conferencias, en las que Borges desgranaría sus orígenes, su evolución y su expansión, entre otras cuestiones referentes a la más arraigada manifestación cultural argentina.
Uno de los asistentes a aquel ciclo de conferencias, un inmigrante español, grabó aquellas charlas. Casi cuartenta años después, en 2002, el actor José Manuel Goikoetxea le entregó al escritor Bernardo Atxaga unas cinctas de casete. A él se las había regalado, a su vez, Manuel Román Rivas, un productor musical gallego que pasó su infancia en Argentina y después se estableció en Alemania. En aquellas cintas, una voz -presuntamente la deJorge Luis Borges- hablaba sobre el tango. Atxaga las digitalizó y confirmó que eran auténticas cuando Edwin Williamson, biógrafo de Jorge Luis Borges, publicó, en 2007, su trabajo sobre el escritor argentino.
Hace tres años, en 2013, Atxaga entregó las cintas a César Antonio Molina, director de la Casa del Lector, para que les diera publicidad. El exministro de Cultura contactó con María Kodama, la viuda de Borges, que desconocía su existencia y que, cuando las oyó, certificó que aquella era la voz de su marido en aquellas conferencias.
Ésta es la intrahistoria del libro que acaba de publicarse, «El tango. Cuatro conferencias» (Editorial Lumen), y que recogen la transcripción de aquellas cuatro «charlas» -así prefería llamarlas Borges-. El libro incluye un enlace con una página web que permite escuchar la voz del escritor en las cuatro veladas (www.bit.ly/borges tango).

Enemistad con Piazzolla

La relación del autor de «El aleph» con el tango es confusa. Hay quien sostiene que era una música que no le gustaba. Él mismo confesaba que Gardel y el bandoneón, el máximo exponente y el más característico instrumento del género respectivamente, no le gustaban, y era conocida su enemistad con Astor Piazzolla, el gran renovador de esta música. «Un amigo me llevó a un concierto de él en Córdoba -le dijo en una ocasión a Ernesto Sábato-. Tocó seis piezas. Las escuché y me dije: me voy; como no tocan tango, me voy».
Hay quien sostiene, sin embargo, que era su carácter provocador quien le hacía renegar del tango, y que Borges disfrutaba realmente con un tipo determinado de tango, el primitivo, que era más alegre que nostálgico (así lo dice Carlos Hugo Burgstaller en la revista «Tango Reporter»). En cualquier caso, Jorge Luis Borges demuestra en sus cuatro conferencias (tenía entonces 66 años) su pasión por la historia y el desarrollo del tango, así como su erudición. Sitúa su nacimiento en Buenos Aires en 1880, y es su época primera la que más le interesa: «Surge en los mismos lugares -dijo en la primera de las cuatro conferencias- en que surgiría, pocos años después, el jazz, en los Estados Unidos. Es decir, el tango sale de las “casas malas”».
TOMADO DE: http://www.abc.es/cultura/libros/abci-borges-inedito-sale-treinta-anos-despues-muerte-201609120208_noticia.html